Gárgamel / Patón

Cicuta

Por Jaime Flores Martínez

Viernes, 10 de Febero de 2017.

Gárgamel

Pertrechado en la delegación de la Secretaría de Desarrollo Social en Baja California (SEDESOL), don Guillermo Peñuñuri Yepiz alberga (¡hágame favor!) el sueño guajiro de despachar como gobernador del Estado.

¡Dios nos libre!

Harto preocupado por satisfacer sus ambiciones, tan neurótico personaje no haya cómo “desactivar” la indignación de un centenar de ex empleados del ISSSTE que demandan a esa institución, la liquidación que les corresponde.

Por si alguien lo ignora, antes de despachar como delegado de SEDESOL, el señor Peñuñuri cobró como delegado del ISSSTE en la entidad.

Con la prepotencia que lo caracteriza, este hombre despidió a decenas de empleados por el simple hecho de “no tenerles confianza”. ¡No le servían!

Todos ellos recurrieron a los tribunales laborales, pues este hombre los despidió sin entregarles su liquidación correspondiente.

En otras palabras, el señor Peñuñuri generó un descalabro financiero superior a los 4 millones de pesos al ISSSTE.

Aun así, ese detalle pareció no importarle al actual secretario de Desarrollo Social Luis Miranda Nava, muy amigo del actual presidente Enrique Peña Nieto.

Y aunque el señor Peñuñuri presumía una relación “de piquete de ombligo” con el actual presidente, la realidad es que su protector y amigo es Luis Miranda.

Por cierto, el pasado martes un columnista capitalino refirió que Miranda debe abrir bien los ojos pues “le han recomendado” como delegado en Sinaloa al priísta Sergio Torres Félix.

Éste último es acusado por endeudar a la ciudad de Culiacán por un monto superior a los mil 400 millones de pesos. Torres Félix fue alcalde de esa ciudad.

Por lo visto actualmente las delegaciones de SEDESOL se conforman por el ejército de un personaje de cuento conocido como Alí-baba.

Patón

Protagonista de un gobierno grisáceo descolorido, el alcalde de Tijuana Juan Manuel Gastelum Buenrostro ha sido incapaz de tomar el control de su propia administración.

Mientras Gastelum proyecta sonrisas, frases espontáneas y chistoretes coloquiales, el encargado de manejar su imagen Moisés Márquez demuestra que –como director de Comunicación Social– sirve para «maldita la cosa».

Y es que Gastelum Buenrostro ya cumplió dos meses en un gobierno que la gente observa como improvisado.

Además de las intermitentes protestas ciudadanas derivadas del incremento de impuestos, el nuevo alcalde es incapaz de solucionar el gravísimo problema de la recolección de basura.

El famoso Patas cree que con su sonrisa espontánea y sus frases coloquiales, resolverá el problema de tantísimas familias que se ahogan en basura.

Gastelum reconoció que solamente cuatro de cada 10 camiones recolectores están en condiciones para prestar el servicio.

Hace un par de semanas dijo que el gobierno recurriría a la renta de camiones para resolver el problema, aunque hasta hoy sólo ha sido promesa.

Gastelum ya fue informado que la gente recurre a quemar sus desechos domésticos, situación que agrava los niveles de contaminación.

Atrapado entre su buen humor y sus expresiones espontáneas, el señor Gastelum no ha podido nombrar a la totalidad de su gabinete.

Si Gastelum no ha encontrado a los personajes ideales de encabezar cada una de las dependencias, resultaría sano que revisara el papel que desempeña Moisés Márquez en la dirección de Comunicación Social.

En lugar de maniobrar por aligerar las críticas, don Moisés “se muere de la risa” al observar las fotografías que los ciudadanos suben a las redes sociales.

Queda claro que la sociedad tijuanense observa que a su alcalde le fascina realizar sus compras el fin de semana en Estados Unidos.

Habitantes de esta ciudad se dan vuelo al tomarle fotografías en los grandes supermercados de Estados Unidos y expendios de gasolina en la ciudad de San Diego.

Gastelum, siempre simpático, todavía posa para la foto.

Si bien –este es– un comportamiento común de los residentes fronterizos, el señor Gastelum debe recordar que ostenta el máximo nivel político-gubernamental de su ciudad.

Al despertar de su somnolencia Moisés Márquez debía sugerirle que modere sus actividades al otro lado de la frontera.

La situación económica de los habitantes de Tijuana no merece que Gastelum proyecte despilfarro.

Cicuta.com.mx    twitter:@cicutabc   periscope:cicutabc   

Artículos Relacionados


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *